Presentación

Ciénegas del Alto Lerma: último refugio del ajolote

El río Lerma tiene su origen en el valle de Toluca, en los humedales conocidos como Ciénegas 
del Alto Lerma que representan uno de los pocos remanentes y, posiblemente, el más importante
de lo que fuera el sistema de humedales del altiplano central de México. Hasta mediados del siglo xx el sistema lacustre del Alto Lerma cubría 27 000 hectáreas, pero en los últimos 60 años perdió más de 90% de su superficie; ahora se ha reducido a tres lagunas o ciénegas: Chiconahuapan o Almoloya, Chimaliapan o Lerma y Chignahuapan o Atarasquillo. Esta dramática reducción ha sido causada por la excesiva extracción del agua del Alto Lerma y su bombeo para el consumo de la ciudad de México, por la desecación intencional para dedicar las tierras a la agricultura, y por el crecimiento de pueblos, ciudades y zonas industriales sobre los humedales.

Las Ciénegas del Alto Lerma son un oasis en el valle de Toluca, albergan a más de 300 especies de plantas y animales, y proveen numerosos e importantes servicios ambientales (los beneficios que recibimos gratuitamente del buen funcionamiento de los ecosistemas, y que determinan la calidad de la vida humana) como: a) captura del dióxido de carbono atmosférico, con lo que combaten el cambio climático; b) purificación del agua; c) abastecimiento de agua y alimento a las comunidades; d) acogen especies con relevancia económica como el tule, acociles y patos, que han sido fuente o complemento alimenticio para comunidades lacustres; e) ayudan a regular el clima local y a disminuir el riesgo de inundaciones y f) mantienen prácticas y estilos de vida autóctonos.

Las Ciénegas del Alto Lerma son refugio para al menos 15 especies endémicas que se encuentran gravemente amenazadas por la introducción de especies exóticas, por la creciente contaminación y por la severa reducción y fragmentación de este ecosistema. Una especie endémica y carismática es el ajolote de Lerma (Ambystoma lermaense). Éste es el vertebrado con la mayor capacidad regenerativa conocida; es decir, si llega a perder una extremidad o inclusive partes del corazón o del cerebro éstas
le vuelven a crecer completamente y funcionando como las originales en cuestión de semanas. Desde tiempos antiguos la cualidad regenerativa del ajolote llamó la atención de los habitantes lacustres, posicionándolo dentro de la mitología y cosmología prehispánica, y actualmente es un modelo experimental biomédico internacionalmente valorado para la investigación en terapia regenerativa.

La Unidad Lerma de la Universidad Autónoma Metropolitana (uam) comenzó sus actividades en el valle de Toluca en 2011, con el compromiso de contribuir a la formación de estudiantes y a solucionar problemas de la región por medio de la investigación. Debido a que la uam Lerma se edifica sobre
lo que fuera parte de la gran laguna original del Alto Lerma, el claustro académico fundador identificó
a las Ciénegas del Alto Lerma como un nicho natural para desarrollar sus actividades sustantivas: docencia, investigación y preservación y difusión de la cultura, todas ellas direccionadas tanto a la conservación de estos humedales como a mejorar la calidad de vida de la población. En este sentido, actualmente estamos elaborando un diagnóstico del estado de conservación de los humedales a partir de estudios de la calidad de agua, del estado de salud y de conservación de las poblaciones del ajolote y de las aves migratorias, como indicadores ambientales. También estamos desarrollando investigación biomédica con implicaciones en la salud pública, tomando como modelo experimental al campeón de la regeneración, el ajolote. Asímismo, se ha trabajado activamente en registrar y difundir los usos y costumbres tradicionales de la población local que vive en las Ciénegas del Alto Lerma.

La exposición Ciénegas del Alto Lerma, último refugio del ajolote, es parte de un esfuerzo académico, multidisciplinario y comprometido de la uam Lerma, en la que se propone difundir, sensibilizar y valorar la importancia de las Ciénegas del Alto Lerma para la vida pasada, actual y futura de los habitantes
del valle de Toluca, receptores de los beneficios que proveen estos humedales y quienes más pueden contribuir a su conservación.

Lerma, Estado de México, febrero de 2014

variacion7Ler

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s